Archivo de la categoría: Periodo Clásico

Excursión de Playa del Carmen a Chetumal (9): De la selva a la costa caribeña, Oxtankah, una ciudad en permanente construcción

 

oxtankah.jpg

Otro día, otra visita a una nueva excavación arqueológica. Esta vez iremos a Oxtankah, apenas a 16 kilómetros al norte de Chetumal, yendo por la carretera a Calderitas y pasando este poblado a unos 4,5 kilómetros por la carretera que bordea la bahía.

Una vez más, el nombre original es desconocido. Se le dio el nombre de Oxtankah por estar en una zona donde abunda un árbol llamado ramon y que en legua maya se dice “ox”. La visita ofrece también otros atractivos interesantes, como la misma visión de la selva poblada de ramones o los encantos que ofrece su proximidad al Mar Caribe. Además, se trata de los hallazgos prehispánicos más importantes de la Bahía de Chetumal.

Los investigadores creen que se fundó ya en el Clásico temprano, entre el 200 y el 600 de nuestra era, época a la que pertenecen la mayoría de los edificios que se conservan. Estos edificios están situados a apenas a un kilómetro de la costa, pero en nuestro recorrido observaremos como los habitantes de Oxtankah fueron avanzando hacia el mar, incluso construyeron en la cercana isla de Tamalcab. Las construcciones son de clara influencia de la zona maya de Petén, en Gautemala.

Interesantes de ver son los numerosos pozos que los mayas construyeron para abastecerse de agua dulce. También percibir como fueron abandonadas partes de la ciudad hacia el año 600 y vueltas a ocupar más tarde, cuando sobre los antiguos edificios se crearon nuevas construcciones, hasta llegar a la época española en la que, encima de otro edificio, se construyó una capilla que aún puede verse, última construcción, que se sepa, en esta ciudad maya.

capilla.jpg Actualmente pueden visitarse dos grandes plazas repletas de edificios religiosos, administrativos y habitacionales, así como la zona donde se encuentra la capilla española. En la Plaza Abejas encontramos una plataforma piramidal de cuatro cuerpos coronada por un templo, todo ello construido sobre dos tumbas, seguramente de personajes importantes de la época, que se pueden visitar.

En la Plaza Columnas se encuentra un palacio en el que se pueden apreciar claramente las distintas épocas de construcción en su estructura. Finalmente, en la zona de la capilla española puede visitarse esta (ver foto), que conserva un altar central y diversos edificios accesorios, posiblemente construidos entre los siglos XVI y XVII.

La hora de visitas, de lunes a domingo, es de 8 a 17 horas y el precio es de 14 pesos (menos de un euro). Además de baños y aparcamiento, cuenta con una pequeña sala de exposiciones donde se han puesto fotografías que muestran los trabajos de recuperación de Oxtankah. En Chetumal podremos encontrar fácilmente guías autorizados que nos muestren la zona.

(Foto de inicio: reproducción hipotética de Oxtankah, tomada del estudio de la  investigadora Hortensia de Vega)

Francisco Cenamor


The Fives blog Playa del Carmen
Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA

Anuncios

Excursión de Playa del Carmen a Chetumal (8): Chakanbakán, la ciudad del juego maya de la pelota

mascaron.jpgChakanbakán es otro de los centros arqueológicos que podemos visitar desde Chetumal, también incluido en los programas de visitas del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Se encuentra a unos 90 kilómetros por la carretera federal 186, dirección Escárcega. Hay que tomar un desvío a la izquierda en dirección al poblado maya de Caobas y encontraremos la entrada poco antes de llegar a dicho poblado.

Lo más impresionante de esta nueva zona es que la parte central se encuentra rodeada por la laguna Om. Y, como casi siempre, desconocemos el nombre original de la ciudad y el actual está tomado de una laguna situada un poco más al norte, cuyo nombre en lengua maya significa “rodeado de sabana”.

El conjunto y sus alrededores es una reserva ecológica muy importante en la zona, así que durante la visita podremos disfrutar también de la flora y fauna. El estudio de la zona es bastante reciente, incluso se cree que no comenzó hasta la llegada al mismo del INAH en los años 80.

Su fundación se establece entre los años 300 y 50 antes de nuestra era, en el Preclásico tardío, seguramente por mayas que provenían de la zona guatemalteca de Petén, de donde toma sus principales influencias arquitectónicas.

Los edificios más importantes se situaron dentro de la laguna, en una elevación del terreno y, en una impresionante obra de ingeniería, se niveló todo el terreno, posiblemente antes de construir estos edificios, que quedaban a salvo de invasiones externas e inundaciones. Otro dato de interés es que se siguieron construyendo edificios habitacionales, incluso en épocas tardías del Posclásico, entre 1200 y 1545 de nuestra era. Aunque su máximo esplendor se produjo en el periodo clásico (250-1000 de nuestra era).

En esta zona arqueológica se encuentra una de las estructuras más importantes descubiertas hasta ahora para estudiar el ritual del juego de pelota: Okuchibaxal. Dispone de una cancha bien conservada, dos edificios y un templo. Pero no es la única cancha, pues en otras estructuras de la ciudad se pueden encontrar otras.

Otro edificio que da relevancia al conjunto es el templo de Nohochbalam uno de los más grandes de toda la región que llegó a tener hasta 14 mascarones de estuco, lodo y piedra, de los que ahora podemos contemplar seis.

Abren de 8 a 17 horas y el precio de la entrada es de 16 pesos (un euro). Cuenta con servicios y aparcamiento.

Francisco Cenamor


The Fives blog Playa del Carmen
Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA

Excursión de Playa del Carmen a Chetumal (7): Dzibanché, una de las ciudades más antigua y grande del Imperio Maya

dinteles.jpg A 81 kilómetros al noroeste de Chetumal podemos visitar las ruinas mayas de Dzibanché, también bajo el cuidado del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Para llegar circularemos por la carretera federal 186, dirección Escárcega, hasta llegar al kilómetro 58, donde tomaremos el desvío hacia el poblado de Morocoy. Pasado este poblado continuaremos dos kilómetros más en dirección a San Pedro Peralta hasta el punto donde nos indicarán que está Dzibanché.

El centro arqueológico ocupa nada menos que 40 kilómetros cuadrados y en su interior se encuentran numerosas e importantes construcciones. No conocemos el nombre original, el actual se lo puso su descubridor arqueológico y en lengua maya quiere decir “escritura sobre madera”, haciendo alusión a un dintel de madera grabada que aún se conserva en uno de los edificios.

Por la majestuosidad de los mismos, los investigadores deducen que posiblemente fuese una de las ciudades mayas más importantes de la zona, a la altura de Calakmul, la importante ciudad maya del vecino Estado mexicano de Campeche, con una vida política y social sumamente rica y compleja.

buho.jpg

Aún falta mucho por investigar en Dzibanché, pero por lo ya investigado podemos saber que debió de ser fundada hacia el 200 antes de nuestra era y que en seguida, unos 400 años más tarde, en el periodo Clásico temprano, se convirtió en una gran ciudad. Se conservan algunos edificios de esa primera época, como el Templo del Búho (en la foto).

La mayor parte de los edificios construidos en esa época son dedicados al culto. Más tarde, durante el Clásico tardío, se construyen numerosos edificios civiles y residenciales y se intervino fuertemente en la selva con fines agrícolas, seguramente debido todo ello a un importante crecimiento poblacional.

Pero finalizando el periodo Clásico, aproximadamente en el año 1000, se observa una ruptura muy importante sin que se conozcan las causas, durante la cual cesaron las construcciones, incluso es posible que la ciudad fuese abandonada. Se observa en años posteriores una revitalización, pero los nuevos moradores se dedican simplemente a usar los edificios ya construidos, adaptándolos a sus nuevas necesidades, y dejando caer en la ruina el resto, incluidos los templos, donde se limitaban a llevar ofrendas..

dintel.jpg No todos los edificios descubiertos pueden visitarse aún, ya que en aproximadamente la mitad aún trabajan los investigadores. Pero de los que podemos visitar, sin duda el más curioso es el Templo de los dinteles (en la foto del comienzo), donde se conserva algo que es muy difícil de ver por el estado de conservación de las ruinas en medio de la selva: dinteles de madera con inscripciones, uno de ellos con una fecha grabada: el 554 de nuestra era (en la foto).

La entrada cuesta 16 pesos (un euro) e incluye la visita a todos los puntos arqueológicos de la zona, aunque estén separados entre si. En la ciudad de Chetumal, en hoteles y agencias turísticas, no nos será difícil contratar guías especializados que nos lleven hasta allí y nos indiquen sus características e historia.

Francisco Cenamor

The Fives blog Playa del Carmen
Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA

Excursión de Playa del Carmen a Chetumal (6): Kohunlich, una completa ciudad maya donde observar los usos y costumbres de sus antiguos pobladores

mascarones.jpg


En nuestra salida de hoy nos acercaremos al centro arqueológico de Kohunlich, que está a unos 70 kilómetros de Chetumal. Para llegar, saldremos por la Carretera Federal 307 y en el kilómetro 19 debemos tomar la 186 a la izquierda. En el kilómetro 60, a la altura del poblado Francisco Villa, tomaremos de nuevo a la izquierda una desviación que nos llevará directamente a nuestro destino.

A pesar de su exótico nombre, este proviene del inglés ‘cohoonridge’ (corozal, zona poblada de corozos), debido a un campamento maderero que con ese nombre funcionaba a principios del siglo XX. En el entorno y el interior de la zona podremos fijarnos también en la gran cantidad y variedad de aves, reptiles y mamíferos que la habitan.

La arquitectura del lugar es una curiosa mezcla de estilos de influencia del Petén guatemalteco o las ciudades mayas del Estado mexicano de Campeche; pero también en Kohunlich podemos encontrar su propio estilo arquitectónico. Se cree que esta ciudad fue fundada hacia el año 200 antes de nuestra era y de esa época son las primeras construcciones de cierta relevancia. Allí están algunos de los hallazgos arqueológicos más antiguos del mundo maya. El florecimiento de la ciudad se produjo en el periodo Clásico, entre el 500 o 600 de nuestra era, cuando fue construido el Templo de los Mascarones, una estructura que contaba con ocho mascarones de estuco, de los cuales cinco aún se conservan.

La ciudad no deja de desarrollarse hasta el año 1200. Hasta esa fecha se prosigue con las construcciones y son muchos los edificios que aún se conservan y que están abiertos para su contemplación por los visitantes. A partir de esa fecha se ha constatado un importante declive y la aparición de pobladores que tuvieron sus viviendas en el interior de los templos y edificios públicos abandonados. Con la llegada de los españoles, la zona quedó prácticamente despoblada, hasta que a finales del siglo XIX aparecieron los campamentos madereros y chicleros.

Por su variedad y cantidad de edificios, Kohunlich es uno de los mejores lugares arqueológicos para observar con detenimiento la forma de vida y las costumbres de los antiguos mayas. Desde luego, para los amantes de la arquitectura maya, esta es una visita obligada pues es uno de los pocos lugares donde podremos observar, no solo una ciudad maya completa, sino la evolución de su arquitectura.

En la misma ciudad de Chetumal podremos contratar los servicios de guías certificados. El horario de apertura es de 9 de la mañana a 5 de la tarde y el precio de la entrada es de 20 pesos (1,50 euros). Hay aparcamiento y servicios.

Francisco Cenamor

The Fives blog Playa del Carmen
Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA

Excursión de Playa del Carmen a Chetumal (3): Chacchoben, una misteriosa ciudad maya

chacchoben640x480.jpg

Una vez más, seguimos bajando por la Carretera federal 307 después de dejar Felipe Carrillo Puerto. Chetumal, nuestro destino final, se encuentra ya a tan solo 153 kilómetros. Pero podemos ir con tranquilidad, visitando de camino otros puntos de interés y dedicar un día completo.

A pocos kilómetros de la salida encontraremos un par de lugares con vestigios mayas. Se trata de las comunidades mayas de Uh-May y H-Hazil Sur. Un poco más allá veremos la comunidad de Polinkín, también con algunas ruinas mayas.

Pero sin duda el punto más importante de esta ruta se encuentra a 85 kilómetros de Chetumal, en mitad de nuestra ruta de hoy. Se trata del asentamiento arqueológico de Chacchoben. Está muy cerca de la carretera, en un desvío que encontraremos a la altura del poblado de Limones. También se puede llegar tomando un poco más abajo la Carretera federal 293 dirección Mérida.

Chacchoben está dentro del plan de recuperación del Instituto Nacional de Antropología e Historia y está siendo habilitada para visitas. Se desconoce su nombre original, por lo que se le dio el nombre del ejido donde está ubicada, que en maya viene a significar “maíz rojizo”. La ubicación es de una gran belleza, al estar dentro de una zona poblada por diversas especies de árboles frondosos.

En una superficie de 70 hectáreas podemos encontrar diversas zonas de edificios, casi al completo recuperados para su visita. La mayor parte de estos edificios son de carácter civil y religioso, aunque también podemos encontrar algunos dedicados a viviendas. Entre los hallazgos menores destacan una gran cantidad de incensarios, presumiblemente dedicados al culto.

El edificio principal es conocido como “gran basamento” y en el se pueden apreciar construcciones de diversos periodos de la historia maya. Sobre este edificio podemos observar construcciones completas hechas en épocas posteriores. Los edificios que aún no han sido explorados también son de fácil acceso.

Se estima que los primeros habitantes debieron de llegar hacia el año 200 antes de nuestra era, pero no sería hasta unos cientos de años después, en el periodo Clásico temprano, que se desarrolló arquitectónicamente. Debido a la gran cantidad de reconstrucciones y edificios que fueron levantados sobre los originales, se cree que algunos de ellos fueron abandonados en algún momento de su historia y recuperados posteriormente, durante el periodo Posclásico tardío.

Apenas se sabe nada de su historia, pues las estelas jeroglíficas encontradas son pocas y muy deterioradas. Por las características arquitectónicas se considera que Chacchoben estuvo ligada al importante centro maya guatemalteco de Petén, guardando más similitudes con asentamientos de Belice que con los habituales de la Península de Yucatán.

Finalizada nuestra visita, retornaremos a la 307 para acercarnos por fin a Chetumal con el tiempo justo de tomar habitación y darnos un merecido descanso. En días posteriores nos quedan muchas cosas que visitar y de las que disfrutar.

Francisco Cenamor

The Fives blog Playa del Carmen

Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA


Excursión de Playa del Carmen a Chetumal (1): Muyil, el yacimiento arqueológico más importante de Sian Ka’an

muyil.jpg

Bajando por la carretera federal 307, pasado Tulum, a unos 61 kilómetros de Playa del Carmen, nos encontramos con el extremo norte de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an. Ahí mismo podemos visitar las ruinas mayas de Muyil., a la orilla de la laguna del mismo nombre, a la que, por cierto, se puede llegar navegando desde el Mar Caribe. Su nombre se tomó, ya en la época colonial, de esa misma laguna.

Está dentro del territorio del municipio de Felipe Carrillo Puerto, en mitad de un entorno natural magníficamente conservado. Estas ruinas mayas han sido incluidas dentro de los planes de conservación y mantenimiento del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por lo que está habilitada para las visitas.

La zona está dividida en dos sectores, Muyil A, donde podremos encontrar basamentos piramidales, estructuras religiosas o un camino interno de por lo menos 500 metros; y Muyil B, más pequeño, en el que destaca su edificio cívico-religioso. Estamos ante el más importante de los hallazgos arqueológicos localizados en el interior de Sian Ka’an.

El elemento arquitectónico más importante es El Castillo (en la foto), una estructura piramidal de cinco cuerpos, coronada por un templo, de 17 metros de altura. El tipo arquitectónico es similar al de la zona maya guatemalteca de Petén y conserva elementos de dos épocas de construcción distintas. En esa misma situación se haya también otro de los edificios importantes, el llamado Templo VIII, una estructura piramidal de tres cuerpos con un pequeño templo en lo alto que, curiosamente, fue cubierto con otro edificio con posterioridad a su construcción; se han encontrado restos de pintura mural en la parte inferior de este edificio.

Se sabe que Muyil comenzó a ser habitada en el periodo Preclásico maya, 300 años antes de nuestra era, época en que seguramente las construcciones serían de madera y palma y no se conserva nada; aprovechaban para su sustento todo lo que la selva les proporcionaba, y, gracias a los canales que parten desde la laguna, establecieron fructíferas relaciones comerciales con su entorno, principalmente en lo que hoy es Belice. Pero esto cambiará drásticamente hacia el año 600 de nuestra era, ya en el periodo Clásico, coincidiendo con un gran desarrollo urbanístico y demográfico, pasando a comerciar con ciudades de la Península de Yucatán.

El auge de esta ciudad se produce en el periodo Posclásico (en torno al año 1000 de nuestra era), seguramente bajo la influencia de la poderosa Chichén Itzá y la extensión de las redes comerciales costeras que propició. La mayoría de los edificios que se conservan son de esa época.

Según la página del INAH aún no tiene servicios sanitarios la zona arqueológica, aunque sí zona de estacionamiento. La entrada cuesta 29 pesos (unos 2 euros) y el horario es de 8 a 17 horas, de lunes a domingo.

Francisco Cenamor

The Fives blog Playa del Carmen

Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA

Ek Balam, la ciudad de ‘Jaguar Negro’ en Yucatán: una constante sorpresa para investigadores y visitantes

ekbalam3.jpg

A unas tres horas y media desde Playa del Carmen nos encontramos las ruinas de una ciudad, no de las más importantes hasta ahora, pero sí de las mejor conservadas. Se trata de Ek Balam, que en lengua maya viene a significar “Jaguar Negro” o “Lucero Jaguar”, posiblemente el nombre de su fundador. El horario de visitas es de ocho de la mañana a cinco de la tarde, cuesta 10 pesos, menos de un euro la entrada, y los domingos es gratis.

Desde Playa del Carmen, en vehículo alquilado, podemos llegar subiendo a Cancún y desde allí tomando la carretera hacia Mérida, saliendo después dirección Valladolid y después dirección Timizín. Con respecto a los viajes organizados, este centro arqueológico se suele visitar dentro de la ruta que nos acerca hasta Ría Lagartos.

La ciudad de Ek Balam está compuesta por diversos templos de culto a distintos dioses, dos palacios residenciales y, en el centro de la ciudad, una pirámide desde la que se puede contemplar la ciudad de Cobá, situada a unos 50 kilómetros.

Pero sin duda el edificio más singular de este conjunto arquitectónico es la enorme acrópolis construida alrededor del año 800 de nuestra era y que se cree sirvió de tumba al gobernador de la ciudad Ukil Kan Lek, “Ukil cuarto” en lengua maya, lo que da a entender la existencia de una larga dinastía propia en esta ciudad. Para entrar en esta acrópolis hay que hacerlo por una enorme cabeza de monstruo, seguramente representación de la entrada al más allá. El edificio tiene nada menos que 146 metros de largo, 54 de ancho y 30 de alto. Se han descubierto en su interior frisos perfectamente conservados que representan la imagen del rey.

La ciudad estuvo muy bien comunicada con otras de renombre como Cobá o Chichén Itzá por toda una compleja red de caminos (sac be o “viejo camino” maya), algunos de los cuales todavía se conservan. Lo más destacable de este conjunto es su increíble grado de conservación, que nos permite contemplar con detalle, por ejemplo, el Palacio Oval o el tradicional edificio de juego de pelota.

balam.jpg Los primeros datos de población de la zona se refieren al año 100 antes de nuestra era y su auge está perfectamente datado en torno al 800 de nuestra era, coincidiendo con la construcción de los edificios más importantes, en el periodo Clásico tardío de la cultura maya.

Se trata de una ciudad que no deja de sorprender a los investigadores por sus dimensiones, y que hasta ahora no había recibido la atención merecida. Aún no se sabe la importancia que pudo tener esta ciudad, pero poco a poco, los descubrimientos llevan a pensar que estamos ante una ciudad de las más importantes del Imperio Maya en su época. Algunos historiadores creen que los habitantes que le aportaron todo su esplendor provendrían de zonas costeras, ya que las referencias marinas son constantes en su arquitectura, si bien otras teorías dicen que podría tratarse de un mero gusto del arquitecto.

Otro elemento destacado es el perfecto estado de conservación de algunas de las esculturas adosadas a los frisos, de un grado de perfeccionamiento increíble en la imitación de las formas humanas. Una de estas esculturas, prácticamente intacta, respeta incluso las proporciones y altura de los habitantes de la época.

Las últimas investigaciones aportan materiales para creer que el esplendor de esta ciudad estuvo motivado por la fuerte capacidad productiva agrícola y apícola, principalmente maíz, algodón, miel y cera.

Francisco Cenamor

 

The Fives blog Playa del Carmen

Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA