Excursión de Playa del Carmen a Chetumal (7): Dzibanché, una de las ciudades más antigua y grande del Imperio Maya

dinteles.jpg A 81 kilómetros al noroeste de Chetumal podemos visitar las ruinas mayas de Dzibanché, también bajo el cuidado del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Para llegar circularemos por la carretera federal 186, dirección Escárcega, hasta llegar al kilómetro 58, donde tomaremos el desvío hacia el poblado de Morocoy. Pasado este poblado continuaremos dos kilómetros más en dirección a San Pedro Peralta hasta el punto donde nos indicarán que está Dzibanché.

El centro arqueológico ocupa nada menos que 40 kilómetros cuadrados y en su interior se encuentran numerosas e importantes construcciones. No conocemos el nombre original, el actual se lo puso su descubridor arqueológico y en lengua maya quiere decir “escritura sobre madera”, haciendo alusión a un dintel de madera grabada que aún se conserva en uno de los edificios.

Por la majestuosidad de los mismos, los investigadores deducen que posiblemente fuese una de las ciudades mayas más importantes de la zona, a la altura de Calakmul, la importante ciudad maya del vecino Estado mexicano de Campeche, con una vida política y social sumamente rica y compleja.

buho.jpg

Aún falta mucho por investigar en Dzibanché, pero por lo ya investigado podemos saber que debió de ser fundada hacia el 200 antes de nuestra era y que en seguida, unos 400 años más tarde, en el periodo Clásico temprano, se convirtió en una gran ciudad. Se conservan algunos edificios de esa primera época, como el Templo del Búho (en la foto).

La mayor parte de los edificios construidos en esa época son dedicados al culto. Más tarde, durante el Clásico tardío, se construyen numerosos edificios civiles y residenciales y se intervino fuertemente en la selva con fines agrícolas, seguramente debido todo ello a un importante crecimiento poblacional.

Pero finalizando el periodo Clásico, aproximadamente en el año 1000, se observa una ruptura muy importante sin que se conozcan las causas, durante la cual cesaron las construcciones, incluso es posible que la ciudad fuese abandonada. Se observa en años posteriores una revitalización, pero los nuevos moradores se dedican simplemente a usar los edificios ya construidos, adaptándolos a sus nuevas necesidades, y dejando caer en la ruina el resto, incluidos los templos, donde se limitaban a llevar ofrendas..

dintel.jpg No todos los edificios descubiertos pueden visitarse aún, ya que en aproximadamente la mitad aún trabajan los investigadores. Pero de los que podemos visitar, sin duda el más curioso es el Templo de los dinteles (en la foto del comienzo), donde se conserva algo que es muy difícil de ver por el estado de conservación de las ruinas en medio de la selva: dinteles de madera con inscripciones, uno de ellos con una fecha grabada: el 554 de nuestra era (en la foto).

La entrada cuesta 16 pesos (un euro) e incluye la visita a todos los puntos arqueológicos de la zona, aunque estén separados entre si. En la ciudad de Chetumal, en hoteles y agencias turísticas, no nos será difícil contratar guías especializados que nos lleven hasta allí y nos indiquen sus características e historia.

Francisco Cenamor

The Fives blog Playa del Carmen
Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s