El Parque Nacional de Tulum rodea la zona arqueológica más importante de la Riviera Maya

tulum.jpg

Ya hemos hablado de los magníficos restos arqueológicos de la ciudad de Tulum (leer), pero como parece ser habitual, también nosotros olvidamos mencionar en aquel artículo la existencia del Parque Nacional de Tulum. De este olvido generalizado se hace eco el decreto gubernamental que dio origen a la declaración de área protegida, calificando los manglares que rodean la zona arqueológica de vertedero de los visitantes que acudían a Tulum. Así que desde la declaración, la zona ha pasado a estar especialmente protegida.

Recordaremos que Tulum está a unos 60 kilómetros de Playa del Carmen. Si alquilamos un vehículo para ir por libre es conveniente saber que la carretera 307 pasa justo por medio de la ciudad moderna. Llegar allí en taxi desde Playa del Carmen nos puede salir por unos 294 pesos mexicanos (19 euros). En la estación de autobuses de la Quinta Avenida dispondremos de una línea que efectúa salidas cada media hora hacia Tulum y nos costará 29 pesos, tan solo (2 euros); en autobús el trayecto es de hora y media. También desde algunos hoteles o agencias de viaje de Playa del Carmen se ofrecen trayectos en van o visitas con todo incluido.

En este Parque Nacional podemos encontrar diversos sectores en lo que a la flora se refiere. El elemento principal son los manglares, que, como ya sabemos, son aquellos terrenos inundados por el agua del mar, pegados a la costa, donde se pueden ver numerosas islas de todos los tamaños donde crecen diversos tipos de árboles especialmente adaptados a la salinidad del mar, y que sirven de barrera natural frente a las tormentas y huracanes, de ahí que en los últimos años sean muchos los países tropicales que están invirtiendo en la protección de estos espacios naturales.

Pegada al manglar encontramos la zona de dunas costera, formaciones arenosas donde crecen diversos tipos de arbustos sumamente sensibles pues no suelen echar raíces y el rizoma que les sirve de fuente de alimentación está expuesto a quedar al descubierto ante cualquier movimiento de la arena, por eso cuando paseamos por las costas conviene no adentrarse en las zonas de dunas pues solo con pisar cerca de estos arbustos moveremos la tierra y dejaremos al descubierto el rizoma de las plantas, secándose y ocasionando la muerte de la misma. Recordaremos aquí la gran importancia que estas zonas de dunas tienen para la nidificación de las aves marinas. En esta zona del Caribe podemos encontrar arbustos de hasta cinco metros de altura, lo que da idea de la exuberancia de la naturaleza en esta parte del planeta. Por cierto, que uno de estos arbustos, conocido como chechén negro, ha llegado a ser utilizado para madera por el gran tamaño de sus troncos y es famoso por la resina que produce, altamente corrosiva al contacto con la piel humana.

tepezcuintle.jpg

El toque exótico de esta zona de dunas lo ponen los restos de antiguas plantaciones cocoteras, donde algunas especies más fuertes han conseguido sobrevivir ya lejos de la atención de la mano de los hombres.

La zona de selva media, donde se encuentran los restos arqueológicos y las zonas habilitadas para los visitantes está muy deteriorada, debido a la irresponsabilidad de los turistas y las empresas que se dedicaban a la organización de los viajes. Afortunadamente, desde la declaración de área protegida esta situación ha ido cambiando, exigiéndose mayor respeto a los visitantes y un catálogo de buenas prácticas ecológicas a las empresas que operan en la zona. Precisamente en esta zona de selva se encuentran varios cenotes, utilizados por los antiguos mayas en sus ceremonias.

La fauna de la zona es igualmente rica y variada, destacando la presencia de tres especies de tortugas protegidas, laúd, caguama y blanca, que utilizan algunas de sus playas como zona de nidificación. También encontramos diversos mamíferos como los monos araña y aullador, osos hormigueros, armadillos, ardillas, comadrejas y tepezcuintle (en la foto).

En las aves destacan el pato cucharón, la golondrina fulva, el playero pechirrayado, la agachona común y el chipe alidorado.

Francisco Cenamor

The Fives blog Playa del Carmen

Publicidad: Visita a nuestro patrocinador: The Fives Resort & Private Residences

Subscripción al Blog The Fives

Blog The Fives USA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s